13 agosto, 2013

Mi habitación

Mi realidad, mi mundo, mi seguridad.
Mis alegrías, mis recuerdos, mis desventuras.
Mis lágrimas, mi rabia, mi risa.
Todo ello entre estas cuatro paredes
que orgullosamente llamo; mi habitación.

Donde puedo soñar segura.
Donde puedo dormir tranquila,
aunque hayan sueños que me desvelen.
Donde puedo pensar con los ojos cerrados.
Donde me encuentro, y me pierdo.
Donde sé que estoy, y estaré.
Donde sé que te puedo encontrar, aunque te haya perdido.
Donde mi cama es mi confidente nocturno.
Allí donde mis libros encuentran su universo.

Allí donde suelo gritar, y donde sé que mi vida está.

2 comentarios:

Embun dijo...

Estás tan orgullosa porque no te come la mierda como le pasa a la mía jajaja

Marina Morell dijo...

Cuánta certeza. A veces esa intimidad sirve para estar en paz con uno mismo. Un abrazo, Iréz :)