14 diciembre, 2012

Déjate llevar


Dejate llevar.
Me dijeron.

Yo no escuche. Tal vez debí hacerlo. Hay tantas cosas que debo y no puedo. Y al contrario.

No sé dejarme llevar.
Dije.

2 comentarios:

Isa. dijo...

El debo y el puedo, ¡qué grandes enemigos!
Incluso a dejarse llevar se aprende. O eso dicen...;)

Juan Hust dijo...

Hola Iréz, podríamos decir que es la primera vez que entro en tu blog de verdad. He leído algunas entradas, en particular de "Mis palabras".

Algunas me gustan más (literariamente) otras menos. Pero que agridulces son todas.